Posted in LOCAL SATSE

Tres de cada cuatro unidades de hospitalización sufren déficit de enfermeras y enfermeros

Ninguna de las unidades de hospitalización de nuestro país cumple las ratios establecidas en países donde se ha legislado o acordado con el gobierno sobre esta materia, caso de Australia o algunos estados de EE.UU.

SATSE considera que las actuales ratios de enfermeras y enfermeros en nuestros hospitales suponen un mayor riesgo para la seguridad y salud de los pacientes, de ahí que establezca en su Iniciativa Legislativa Popular sobre ratios enfermeras que en las unidades de hospitalización de pacientes adultos debe haber un máximo de 6-8 pacientes por cada enfermera o enfermero.

Más de 76 por ciento de las unidades hospitalarias en las que se encuentran ingresados pacientes adultos en nuestro país no cumplen con la ratio establecida por el Ministerio de Sanidad de un máximo de diez pacientes por cada enfermera o enfermero en el turno de tarde. En el caso del turno de noche, más de un 60 por ciento de las unidades no cumplen con la ratio de un máximo de 15 pacientes por profesional de Enfermería.

Así se concluye en el estudio “Análisis de la realidad de las enfermeras y enfermeros, matronas y fisioterapeutas en los centros sanitarios de nuestro país”, elaborado por el Sindicato de Enfermería, SATSE, tras realizar un grupo de expertos un exhaustivo análisis de las actuales ratios de pacientes por enfermera en las unidades de hospitalización, tanto en el turno de mañana como de tarde y nocturno, de lunes a viernes, así como en fines de semana y festivos, en la práctica totalidad de centros españoles.

El estudio detalla la ratio de pacientes por enfermera y turno por provincias y autonomías, siendo la media del conjunto del Estado, de lunes  a viernes, de 8,7 pacientes por enfermera en turno de mañana; 13,1 en turno de tarde, y 18 por la noche. En el caso de los fines de semana y festivos, la media asciende a 13,8 pacientes por profesional en las mañanas, 15,7 en las tardes y 19 en las noches.

A tenor de los resultados obtenidos y en comparación con las ratios establecidas por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en su informe “Unidad de Enfermería en hospitalización polivalente de agudos. Estándares y recomendaciones”, más del 76 por ciento de las unidades de hospitalización de pacientes adultos no cumplen con la ratio establecida por el Ministerio de Sanidad de un máximo de diez pacientes por cada enfermera o enfermero en el turno de tarde.

En el caso del turno de noche, son más de un 60 por ciento las unidades que no cumplen la ratio establecida por el Ministerio de un máximo de 15 pacientes por profesional de Enfermería, mientras que en el caso del turno de mañana, el porcentaje de unidades que no cumplen la ratio establecida de un máximo de 10 pacientes por enfermera es cercano al 40 por ciento.

En lo que respecta a los fines de semana y festivos, los porcentajes aumentan y son más de un 82 por ciento las unidades de hospitalización que no cumplen la ratio establecida por Sanidad de un máximo de diez pacientes por enfermera en el turno de tarde. En el caso del turno de noche, son más de un 62 por ciento las unidades que no cumplen la ratio establecida por el Ministerio de un máximo de 15 pacientes por profesional de Enfermería, mientras que en el caso del turno de mañana, el porcentaje de unidades que no cumplen la ratio establecida de un máximo de 10 pacientes por enfermera es cercano al 72 por ciento.

Asimismo, el estudio concluye que en ningún hospital de nuestro país se cumple las ratios establecidas en países donde se ha legislado o acordado entre gobierno y centros sobre esta materia, caso de Australia o algunos estados de EE.UU.

En Australia, por ejemplo, se acordó una ratio de una enfermera por cada 4-5 pacientes en el turno de mañana; una enfermera por cada 4-6 pacientes en el turno de tarde, y una enfermera por cada 8-10 pacientes en el turno de noche. En el caso del estado de California, en EE.UU., se legisló para que haya un máximo de seis pacientes por cada enfermera o enfermero en las unidades de hospitalización general.

Según el estudio de SATSE, las actuales ratios suponen un mayor riesgo para la seguridad y salud de los pacientes ingresados en cualquier hospital de nuestro país, de ahí que haya elaborado una Iniciativa Legislativa Popular sobre ratios enfermeras, en la que se establece que en las unidades de hospitalización se asignará un máximo de seis pacientes por cada enfermera o enfermero, pudiéndose establecer hasta ocho pacientes en función de las condiciones de los pacientes, de las características de la unidad y de la franja horaria de trabajo.

Al respecto, la organización sindical recuerda que sigue recabando las 500.000 firmas necesarias para que esta Iniciativa Legislativa Popular pueda debatirse en los próximos meses en el Congreso de los Diputados y así garantizar por ley que en España hay el número suficiente de enfermeras y enfermeros en los hospitales, centros de salud y otro tipo de centros sanitarios y sociosanitarios.

En España no existe, en la actualidad, ninguna norma estatal que regule la asignación de enfermeras y enfermeros en función del número de pacientes en las unidades de hospitalización, por lo que los distintos servicios de salud autonómicos deciden las plantillas en función de criterios organizativos y económicos, concluyen desde el Sindicato de Enfermería.

Share:
Posted in NACIONAL SATSE

Nadie reconoce las penosas condiciones laborales de las enfermeras y enfermeros que trabajan en los hospitales de nuestro país

  • El Sindicato de Enfermería señala que, después de agravarse las condiciones laborales de las enfermeras y enfermeros que trabajan en los centros hospitalarios durante los años de crisis, las distintos servicios de salud “no han movido ni solo un dedo” para compensar de manera justa las penosas condiciones laborales de un colectivo profesional cuyo salario base es de unos 1.000 euros al mes.
  • SATSE recalca que las enfermeras y enfermeros de Atención Especializada son considerados por la administración como “profesionales para todo”, trabajando a turnos, de noche y durante los domingos y festivos, lo que conlleva un innegable desgaste físico y psíquico, así como importantes repercusiones negativas en su salud laboral, al tiempo que dificulta enormemente la conciliación de la vida personal y laboral.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, considera que la gran “asignatura pendiente” de la Atención Especializada de nuestro país es reconocer las especialmente difíciles condiciones laborales que tienen las enfermeras y enfermeros en los hospitales, como el trabajar a turnos, por la noches o cualquier domingo o festivo, y que alteran permanentemente su ciclo biológico.

SATSE recalca que, después de agravarse las condiciones laborales de las enfermeras y enfermeros que trabajan en los centros hospitalarios durante los años de crisis, las distintos servicios de salud “no han movido ni solo un dedo” para compensar de manera justa las penosas condiciones laborales de un colectivo profesional cuyo salario base es de unos 1.000 euros al mes.

Por un lado, la organización sindical recalca que las enfermeras y enfermeros que trabajan en los hospitales son considerados de forma errónea e inaceptable por la administración como “profesionales para todo”, trabajando a turnos, de noche y durante los domingos y festivos, lo que conlleva un innegable desgaste físico y psíquico, al tiempo que dificulta enormemente la conciliación de la vida personal y laboral. En el caso de las noches, por ejemplo, una enfermera puede llegar a trabajar hasta 15 noches en un mes en jornadas de tiempo seguido.

Según el Sindicato de Enfermería, todas estas condiciones laborales reciben una compensación económica claramente insuficiente. Así, una enfermera o enfermero cobra tres euros por cada hora de trabajo nocturno, cantidad que se reduce a dos euros si trabaja más de 70 horas al mes de noche.

Asimismo, SATSE recuerda que las enfermeras y enfermeros que trabajan en los hospitales de nuestro país pueden cambiar de servicio dentro de su centro en cualquier momento y de manera inmediata, lo que les obliga a enfrentarse a una realidad asistencial y de cuidados totalmente diferente, con pacientes distintos, ubicación de medios materiales distinta o estancias y dependencias  sanitarias distintas.

“Las enfermeras y enfermeros de Atención Especializada son profesionales que tienen que hacer frente a todo tipo de situaciones y a pacientes con todo tipo de patologías y necesidades de cuidados  y atención, y la respuesta de las  distintas administraciones sanitarias públicas a su sobreesfuerzo y absoluta dedicación es prácticamente nula”, apuntan desde la organización sindical.

De otro lado, SATSE recuerda que la salud y seguridad de todos los pacientes y ciudadanos está en mayor riesgo si no se cuenta con el número suficiente de enfermeros y enfermeras. Algo que sucede en los hospitales de la sanidad pública española, ya que se necesitan más de 72.000 enfermeras y enfermeros para equipararnos, al menos, a la media de los países de nuestro entorno.

En la actualidad, todos los hospitales cuentan con enfermeros y  enfermeras que sufren una gravosa sobrecarga de trabajo que les lleva a tener que atender hasta el triple de pacientes de los recomendados, lo que repercute negativamente en la atención al paciente y también en la seguridad y salud de los propios profesionales, concluye.

Share:
Posted in NACIONAL SATSE

Sanidad sigue dando la callada por respuesta a la Ley estatal contra las agresiones en el SNS

  • Ante la falta de iniciativa por parte de las administraciones públicas y los partidos políticos, SATSE elaboró el pasado año un proyecto de Ley contra la violencia en el ámbito sanitario que aún espera la respuesta por parte del Ministerio de Sanidad. Se trata de un grave problema que afecta, al menos, a más de 50 profesionales de Enfermería cada día.
  • El proyecto normativo contempla la elaboración de un Plan de Prevención contra la Violencia en el ámbito sanitario en cada servicio de salud, empresa o centro de trabajo, con las medidas en cada caso a implantar para prevenir y disminuir el riesgo del personal sanitario de sufrir agresiones.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha reclamado al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social que de una respuesta en los próximos días a su propuesta de proyecto de Ley contra las agresiones en el ámbito sanitario, un grave problema que afecta especialmente a las enfermeras y enfermeros.

SATSE recuerda que trasladó hace casi un año a la por aquel entonces ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, una propuesta de norma estatal para acabar con las agresiones a los profesionales del sistema sanitario español, y volvió a hacerlo al director general de Ordenación Profesional, Rodrigo Gutiérrez, el pasado mes de diciembre. Hasta el momento no ha obtenido ninguna respuesta por  parte del departamento que ahora dirige María Luisa Carcedo, apunta.

“Mientras el Ministerio de Sanidad sigue dando la callada por respuesta, las agresiones físicas y verbales continúan sucediéndose todos los días en los centros sanitarios y muchos profesionales, especialmente las enfermeras y enfermeros, son objeto de amenazas, insultos, vejaciones, empujones o puñetazos mientras intentan realizar su trabajo de la mejor manera posible”, apunta la organización sindical.

Por ello, SATSE dará un plazo de unos días al Ministerio de Sanidad para ver si se pronuncia sobre su propuesta de norma estatal en contra de las agresiones y, en caso de no hacerlo, la trasladará a las consejerías de Salud de todas las comunidades autónomas. Si tampoco obtuviese respuesta por parte de las administraciones sanitarias autonómicas, la hará llegar a los diferentes partidos políticos con representación en el Congreso y el Senado.

El Sindicato considera absolutamente imprescindible contar con una Ley que regule a nivel estatal las actuaciones necesarias, (prevención, sensibilización, información, apoyo…), para proteger a todos los profesionales, porque, en la actualidad, cada CC.AA. contempla de manera independiente diferentes estrategias, acciones o protocolos y no se da una respuesta homogénea, coordinada y eficaz ante esta lacra.

SATSE elaboró su propuesta de proyecto de Ley el pasado año al constatar de manera reiterada la falta de iniciativa legislativa tanto por parte de las administraciones públicas como de los partidos políticos ante un problema que no solo aumenta diariamente en número de casos sino en su gravedad.

Según los últimos datos oficiales con los que cuenta el Sindicato, cada día se denuncian en España en torno a 55 agresiones físicas y verbales a los profesionales de Enfermería. Se trata de la “punta del iceberg”, porque los mismos datos oficiales apuntan que solo se denuncian un 11 por ciento de las agresiones sufridas, recalca.

Por ello, el proyecto normativo contempla la elaboración de un Plan de Prevención contra la Violencia en el ámbito sanitario en cada servicio de salud, empresa o centro de trabajo con las medidas en cada caso a implantar para prevenir, evitar o disminuir el riesgo del personal sanitario de sufrir agresiones.

La norma, que dedica parte de su articulado a los derechos y obligaciones de los profesionales sanitarios al respecto, incluye, asimismo, la creación, desde los Ministerios de Sanidad y de Empleo, de un Observatorio estatal contra la violencia en el ámbito sanitario, que apoye y mejore las acciones y medidas en los servicios sanitarios públicos y en los centros privados.

Otro aspecto en el que incide la normativa elaborada por SATSE es en la necesidad de impulsar campañas de información y sensibilización social. Al respecto, el Sindicato mantiene de forma permanente la campaña “#Stop Agresiones, nada justifica una agresión”, con el objetivo de concienciar a administraciones, profesionales y ciudadanos sobre la necesidad de trabajar conjuntamente para acabar con la violencia en el ámbito sanitario.

Share: