Gas natural en la vivienda

Si queremos despedirnos del gas butano, e instalar gas natural en nuestra vivienda es un proceso tan sencillo como contratar el agua de nuestra casa o dar de alta la luz. Para ello debemos tener claros cuales son los beneficios que nos presenta el gas natural frente al gas de butano. Por una parte, ahorramos espacio y es mucho más cómodo ya que no hay que estar pendiente de que nos lo traigan las bombonas de butano a casa, sino que tiene instalación central y por ello es mucho más seguro ya que es un gas más denso y su distribución es más rápida y segura. Económicamente es más barato contratar el suministro de gas natural que comprar las botellas de butano.

¿Cómo instalar el gas natural?

Para la instalación del gas natural tenemos que tener en cuenta que la distribución no llega a todos los puntos de España. Una vez comprobado que podemos contar con gas natural en nuestra área, contactaremos con una empresa que nos lo instale, ellos se encargará de emitir el Certificado de la Instalación del gas natural, que deberá ser verificado por la distribuidora y emitirá el código CUPS.

Y para poder disfrutar del gas natural solo nos faltaría solicitar el alta de gas natural en la compañía que queramos contratar. En caso de disponer GLP (gasoil, propano o butano) podemos aprovechar parte del equipamiento a la hora de instalar el gas natural, pero siempre comprobando que todo lo que vamos a reusar está en buen estado y comprobando la presión de gas admisible por la instalación.

Vamos a encontrar dos tipos de instalación:  

Receptora común (IRC): Esta es la más común en las comunidades de propietarios. Y         

se conecta a la toma general. Aun así, cada vivienda tiene que realizar su propia           

instalación.     

-Receptora Individual (IRI): Esta instalación es la que encontramos en los pisos (pero            

para poder usarla debemos asegurarnos que existe IRC en la comunidad), y en las      

viviendas unifamiliares.  

El tiempo de instalación varía según la localización de nuestra vivienda. Aun así, si queremos orientarnos debemos tener en cuenta que la Instalación Receptora Común tarda entre unos 30 y 90 días laborables y conectar la instalación receptora individual a la Común son unos 15 días hábiles aproximadamente.  

¿Cuál es el precio del gas natural?

Hay varios factores que van a hacer que el precio varíe, ya que según el tipo de vivienda y las necesidades que tengamos puede ser más o menos económico. Para orientarnos podemos tener en cuenta que la instalación ronda más o menos en unos 2.500€ dependiendo la empresa que nos lo instale. Para que nos salga más barato se recomienda que se pidan presupuestos a distintas empresas y poder comparar.

Otros dos factores que debemos tener en cuenta a la hora de calcular el precio son: la tarifa que queremos contratar en función a nuestro gasto y la comunidad autónoma en la que nos encontramos.

Lo que sí que debemos saber es que si comparamos el gas butano frente al gas natural podemos llegar a ahorrar hasta 1040€ en calefacción al año.

Vistos los beneficios del gas natural, se recomienda que si aún dispone de gas butano en su casa puede pedir información sobre el cambio en el teléfono: 91 198 33 33.

¿Cuáles son los beneficios de instalar el gas natural?

Antes de proceder con la instalación,  debemos tener claros cuales son los beneficios que nos presenta el gas natural frente al gas de butano.

  • Ahorramos espacio y es mucho más cómodo ya que no hay que estar pendiente de que nos lo traigan las bombonas de butano a casa, sino que tiene instalación central
  •  Es mucho más seguro ya que es un gas más denso y su distribución es más rápida y segura.
  • Económicamente es más barato contratar el suministro de gas natural que comprar las botellas de butano.
Share:

Deja un comentario